¿Cómo es el Casc Antic?

Somos muy afortunados. Veinte reconocidos expertos respondieron a nuestra llamada y nos van a ayudar a hacer una ciudad más amable y bonita. No podemos estar mejor acompañados y más contentos. Durante el mes de noviembre, trabajaremos todos juntos para realizar el primer Camino Escolar de Xàbia.

Ayer martes, nos pusimos manos a la obra. En nuestro primer día de taller estuvimos observando cómo es el sitio en el que vamos a trabajar: el Casc Antic de Xàbia. ¿Porqué sus calles están tan torcidas y son tan estrechas? ¡Pues porque ésta es la ciudad vieja y cuando la hicieron no existían los coches! ¿Y sabíais que la ciudad estaba cerrada por una muralla para protegerse de los ataques piratas? Claro que sí, si todavía queda un trozo cerca de Correos... En la muralla había varias puertas para entrar a la ciudad, con placitas delante donde descansaban los burros y los caballos. La iglesia, el ayuntamiento y el mercado en el corazón, la Calle Mayor que llevaba hasta ellas, muchas casitas pequeñas a ambos lados... Debía ser bonita aquella antigua ciudad, eh.

Pero a ver, ¿qué estamos diciendo? Esa ciudad antigua existe todavía. Y sigue viva y rebosante de cosas que nos gustan. La cafetería a la que vamos con mamá a tomar café, la tienda de colchones y la de lanas, otras calles sin tiendas en las que nos escondemos cuando paseamos con los amigos, plazas en las que nos encantaría jugar a la pelota -¿cómo puede estar prohibido divertirse?-, la casa de un amigo al que visitamos de vez en cuando, un extranjero hablando solo, los abuelos que están dando un paseo, una calle llena de flores y un montón de capillitas. Con todas estas cosas, ¿cómo no nos va a salir un camino la mar de chulo?